lunes, 5 de julio de 2010

EL HILO DE LA VIDA

La vida es un hilo fino que se enrolla sobre sí mismo trazando dibujos y nudos imposibles de desliar. Pende también  la vida de un hilo delgado que oscila como una cuerda floja que el tiempo agita con suavidad o rudeza. Cada gavilla de reluciente metal u oxidada forma de caprichosa geometría tiene como encargado a un dios menor que mueve las sombras de los días en una blanca pared. Obedece el empleado con eficiencia a un ser superior, déspota y despreocupado que de flor en flor se distrae en sus cosas, que son muchas y aleatorias, hasta que de repente cae en la cuenta de que el hilo de tu cuerda debe ser cortado, activando el procedimiento al uso. A cuenta de qué quejarse, entonces.

Fotografía original de Casiano López @